Hace unos días, Apple reconoció que sus nuevas versiones de software hacen más lentos a los iPhone viejos. Agregó que ello se debe a que las baterías de litio "envejecen" con el tiempo, por lo que sus actualizaciones evitan que los celulares se apaguen inesperadamente, además de que protegen sus componentes electrónicos.

 

Nota relacionada: La razón por la que tu iPhone viejo es más lento

 

La explicación de la compañía suena convincente, pero no para algunos clientes que interpusieron una demanda contra el gigante tecnológico, con el argumento de que incurre en prácticas "engañosas, inmorales y poco éticas", que violan las leyes de protección al consumidor.

 

Hoy, ya suman ocho demandas en California, Nueva York e Illinois, más una en Israel, que acusan a la empresa californiana de defraudar a los usuarios de iPhone, al ralentizar los teléfonos sin ninguna advertencia para compensar un pobre rendimiento de la batería, reporta Reuters.

 

El principal argumento de las querellas es que, en el último año, los usuarios habrían decidido comprar un teléfono nuevo culpando a un procesador viejo por el cierre inesperado de aplicaciones y un rendimiento lento, cuando la verdadera causa habría sido una batería débil que se pudo haber reemplazado.

 

En caso de que sea cierto que el problema se pudo haber arreglado con un cambio de batería, los expertos consideran que podría tratarse de un caso de “tergiversación o fraude”.

 

Los demandantes buscan compensación por daños no específicos y, en algunos casos, un reembolso, mientras que otros piden que la corte impida a Apple disminuir la velocidad del iPhone o que lo notifique previamente en el futuro.

 

Nota relacionada: Demandan a Apple por hacer más lentos los iPhone viejos

Fuente y nota completa: Paréntesis.com

Apple enfrenta más demandas por ralentizar iPhone viejos