Las empresas proveedoras de Internet almacenan y lucran con datos sensibles; la práctica es legal, pero probablemente ilegítima.
Fuente y nota completa: Paréntesis.com

¿Qué dicen las letras chiquitas de tu contrato de Internet?