Durante los primeros días de su mandato, Donald Trump, presidente de los Estados Unidos de América, decretó la construcción inmediata de un muro en la frontera con México. 

 

Además, giró una orden ejecutiva que prohíbe el acceso a los ciudadanos provenientes de siete países con población mayoritariamente musulmana –Irán, Irak, Libia, Somalia, Sudán, Siria y Yemen–, a la nación que gobierna. 

 

Esto incluye a quienes poseen doble nacionalidad, implica la cancelación de visados y permisos de residencia ya emitidos, e incluso orilla a que las aerolíneas impidan el abordaje de pasajeros con esas nacionalidades que se dirijan al país norteamericano. 

 

La prohibición tendrá una vigencia temporal de 90 días y, según el mandatario, tiene el objetivo de proteger a los Estados Unidos de la entrada de terroristas extranjeros.

 

Las reacciones al respecto no se han hecho esperar, y muchas de ellas se han dado en el ámbito de las empresas tecnológicas, uno de los sectores que se caracterizan por contar, entre sus directivos y empleados, con una gran cantidad de extranjeros.

 

Así, cabezas de compañías como Facebook, Apple, Google y Netflix, han dejado clara su postura respecto a la medida de Trump; sus mensajes coinciden en oponerse a la visión del presidente y brindar su apoyo a los inmigrantes.

 

Mark Zuckerberg

 

El consejero delegado de Facebook dio a conocer su opinión respecto a la decisión de Trump mediante una publicación en su cuenta personal; destaca el hecho de que tanto él como su esposa provienen de familias extranjeras y refugiadas, además de que concibe a Estados Unidos como una nación de inmigrantes. 

 

"Como muchos de ustedes, estoy preocupado por el impacto de estas recientes órdenes ejecutivas firmadas por el presidente Trump", afirmó Zuckerberg. "Necesitamos mantener al país seguro, pero debemos hacerlo enfocándonos en la gente que representa una amenaza”.

 

Además, dijo que Estados Unidos debería mantener las puertas abiertas a los refugiados y a aquellos que necesiten ayuda.

 

Sundar Pichai

 

Mediante un comunicado interno, al que tuvo acceso la agencia Bloomberg, el director ejecutivo de Google, Sundar Pichai, dijo estar preocupado por la reciente orden ejecutiva de migración, ya que ésta podría suponer graves problemas para el retorno de numerosos empleados de la compañía que se encuentran fuera de su sede central, debido a viajes de trabajo o de vacaciones.

 

Estamos molestos por el impacto de cualquier propuesta que pudiera imponer restricciones a los trabajadores de Google y sus familias, o que pudiera crear barreras para atraer talento a Estados Unidos”, comentó Pichai, quien es originario de India.

 

Agregó que es penoso ver el costo personal de esta orden ejecutiva sobre "nuestros colegas” e indicó que, al menos, 187 trabajadores de la empresa podrían ser afectados.

 

Por otro lado, Alphabet Inc. llamó urgentemente de regreso a empleados en el extranjero y pidió a los que están en Estados Unidos y que puedan verse afectados por la prohibición, que no salgan del país por el momento.

 

Tim Cook

 

La cabeza de Apple, Tim Cook, señaló en un texto dirigido a sus empleados, que la decisión de Trump va contra los principios de la empresa que dirige, ya que "Apple cree profundamente en la importancia de la inmigración, tanto para nuestra compañía como para el futuro de la nación. Apple no existiría sin inmigración y, mucho menos, prosperaría o innovaría de la forma en la que lo hace".

 

Esto podría ser una alusión al origen del cofundador de la firma, Steve Jobs, quien fuera hijo de un inmigrante sirio.

 

Cook reconoció que comparte la preocupación existente en torno a esta orden de migración, dijo que no es una política que Apple respalde, y que la compañía ya ha contactado a la Casa Blanca para explicar su efecto negativo para la empresa y sus trabajadores.

 

El directivo concluyó su mensaje a los empleados con una cita de Martin Luther King Jr.: "Pudimos haber llegado en diferentes barcos, pero ahora estamos en el mismo".

 

Netflix llama a la unidad en pro de la libertad

 

El presidente ejecutivo de Netflix, Reed Hastings, dijo que la última ha sido una semana triste e hizo un llamado a la unidad para proteger los valores estadounidenses de libertad y oportunidad.

 

"Las acciones de Trump afectan a los empleados de Netflix en todo el mundo y son tan antiestadounidenses, que nos duelen a todos", publicó el directivo en su cuenta de Facebook. "Peor aún, éstas harán menos seguro a Estados Unidos (debido al odio y la pérdida de aliados), en vez de hacerlo más seguro".

 

Alzan la voz 

 

El directivo de la red social de microblogging, Jack Dorsey, dijo que Twitter está construida por inmigrantes de todas las religiones.

 

"El impacto humanitario y económico de esta orden ejecutiva es real y triste. Nos beneficiamos de lo que los refugiados y los inmigrantes traen a Estados Unidos", precisó.

 

El presidente legal de Microsoft, Brad Smith, publicó en LinkedIn que 76 empleados de la empresa son ciudadanos de los países sobre los que pesa la orden. Por otro lado, Satya Nadella, presidente ejecutivo de esta compañía, indicó que como inmigrante y como consejero delegado, ha experimentado y visto el impacto positivo que la inmigración tiene Microsoft, en el país y en el mundo.

 

"Proveeremos alojamiento gratuito a los refugiados y a cualquiera que no pueda ingresar a Estados Unidos. Cerrar puertas divide al país. Encontremos formas de conectar a la gente, no de separarlos", expresó Brian Chesky, presidente de Airbnb.

 

Finalmente, Elon Musk, presidente de Tesla, dijo que las políticas migratorias de Trump no son la mejor forma de afrontar los desafíos de la nación: "Está afectando a personas que no han obrado mal y no merecen ser rechazados".

Fuente y nota completa: Paréntesis.com

Las tecnológicas, en contra de la orden migratoria de Trump